COLONIA PROSPERIDAD: NACIÓ MUJER PERO SE SENTÍA HOMBRE. FINALMENTE, CONSIGUIÓ SU D.N.I

COLONIA PROSPERIDAD: NACIÓ MUJER PERO SE SENTÍA HOMBRE. FINALMENTE, CONSIGUIÓ SU D.N.I

Genaro Perrone: “Cada uno se construye como quiere”

La historia de un chico trans de 23 años, que nació en Colonia Prosperidad, pero está radicado en San Francisco desde el 2013. Hace unas pocas semanas obtuvo su DNI con el género masculino, con el cual se siente identificado.

En Argentina, la Ley de Identidad de Género 26.743 fue sancionada en el 2012, y establece el reconocimiento de la vivencia interna e individual del género como cada persona lo siente, lo cual puede corresponder o no con el sexo asignado al nacer. Hace cinco meses, Genaro Charlie Perrone decidió tramitar su nuevo DNI. Hace dos, lo obtuvo.

Le faltan sólo tres materias para recibirse de traductor de inglés, carrera que estudia en FASTA, es por eso que vive en San Francisco desde hace más de cinco años. Preguntó si podía acompañarlo en la entrevista para DIARIO SAN FRANCISCO su ex novia, Antonella, quien lo escoltó en su transición codo a codo como nadie más.

Desde muy chico, cuando en su DNI figuraba el nombre de mujer, supo que no se sentía cómodo con la identidad adquirida por nacimiento. “Siempre lo supe, de chico jugaba con los nenes, andaba sin remera, siempre decía que iba a ser un nene, y mis amigas se ríen porque yo decía que me iba a operar y que mis papás me iban a pagar la operación. Hace ocho meses empecé a ver videos de chicos trans en Youtube, a conocer más y supe que eso era lo que me pasaba; no me encuentro en este cuerpo, no va conmigo, y cuando lo supe cambió completamente todo”, comenzó.

El proceso de transición fue paulatino, y nada sencillo; debió atravesar muchas etapas de autoconocimiento. Según recordó, durante su adolescencia sus amigas intentaron “feminizarlo muchísimo” y agregó: “yo después expuse que era lesbiana, me vestía como un varón porque me sentía más cómodo, pero si me trataban de varón yo aclaraba que era una chica, es como que lo negaba o había algo de lo que no me daba cuenta, y cuando me di cuenta supe que quería que me llamaran Genaro”. Todavía ahora muchas de sus amigas se dirigen a Genaro como mujer. “Les cuesta, pero no tiene que ver con el conflicto de negar la situación, por ahí se confunden, es mucho tiempo de