SAN FRANCISCO: PIDEN AVANCES EN LA INVESTIGACIÓN DE LA MAÑANA ESPANTOSA PARA VARIOS VECINOS.

SAN FRANCISCO: PIDEN AVANCES EN LA INVESTIGACIÓN DE LA MAÑANA ESPANTOSA PARA VARIOS VECINOS.

El pasado 6 de agosto varias familias de barrio Jardín vivieron una madrugada espantosa, al sufrir ataques de malvivientes en sus autos estacionados frente a sus domicilios.

Si bien el caso de la familia Oyola fue el más resonante, debido a que delincuentes prendieron fuego el auto Fiat 147 e intentaron robarle algunas pertenencias, con el correr de los días otras familias confirmaron que también fueron víctimas de robos y daños en sus autos esa misma madrugada.

La situación resultó desesperante para varias personas, que además reclaman que la investigación avance y volvieron a pedir una reunión con autoridades de la policía de la Departamental San Justo, la cual estaba prevista para estos días pero les informaron que se suspendería.

"Los vecinos de barrio Jardín no olvidamos este vandalismo ocurrido el sábado 6 de agosto del 2022 a las 03:40 de la madrugada. Hay denuncias en la policía, pero son menores, intocables comentan algunos", sostuvo Angélica Cabrera, una de las vecinas afectadas.

Denunciaron que a su hijo le prendieron fuego el auto Fiat 147 y los daños fueron totales. Además aseguran que la investigación no avanza y por el momento la causa no tiene detenidos.

"Zaca no pudo recuperar nada y tenía ilusiones con su autito, trabajó con horas extras hasta para comprar la batería. Los vecinos que sufrieron roturas y robos esa misma noche les costará dinero reparar daños. A la señora que tiene un pequeño kiosco y fue incendiado por Alem al 800 le costará recuperarse del susto", expresó.

"Aun así insistimos en reuniones suspendidas por causas mayores con la Comisión Vecinal y la policía", dijo, a lo que añadió: "Destinen recursos, estrategias, herramientas y personal policial para los barrios más alejados del casco céntrico. Verán como la violencia comienza a disminuir".

Otros damnificados

Mario es otro de los vecinos damnificados, en su caso le robaron pertenencias de dos autos estacionados por calle Carlos Gilli al 2500 pero además los malvivientes provocaron destrozos.

"Es la segunda vez que me abren el auto, no sabemos cómo lo hacen. Pero esta vez fue demasiado. Nos robaron herramientas que tenía en el interior del auto, abrieron el capot y nos robaron lo que tenían al alcance o que se pudiera sacar con más facilidad del motor. Todo lo que no se pudieron llevar lo destrozaban", lamentó el hombre.


En este sentido, añadió: "En otro auto que tengo y que guardamos más en el interior de la casa hicieron lo mismo. Lo abrieron y destrozaron todo lo que encontraron en su interior, visera, guantera, aparato de vigía. Los papeles del vehículo los encontramos todos desparramados y tirados en la calle".

"Con el correr de los días nos enteramos de otros vecinos  a los que también les habían sustraído cosas del interior de sus autos con el mismo método y el mismo sistema, lo que no podían llevarse lo destrozaban", explicó Mario.

Otro de los damnificados esa madruga fue la familia de Valentino Ponce, que si bien no se percataron en el momento, a los pocos días, se dieron cuenta a los pocos días que había sustraído la rueda auxiliar del auto Ford Ka que estaba estacionado por Carlos Gilli al 2400.

"Me lo abrieron pero en primer momento no me di cuenta de que me faltaba algo. A los días me di cuenta que me faltaba la rueda auxiliar que tenía en el baúl del auto. Me la sacaron al abrir la puerta delantera y rompieron la luneta trasera", explicó Jorge Ponce.

También agregó que no se dio cuenta inmediatamente del hecho porque en esos días estaba utilizando otro vehículo de la familia. 

El dato particular es que algunos de los vecinos damnificados notaron que para abrir los vehículos, este grupo de delincuentes no requieren de romper o forzar las cerraduras. 

Esa misma madrugada, un comercio de calle Alem al 800 (barrio La Consolata) fue blanco de un incendio en su interior por causas a establecer. Si bien todavía no fue confirmado por la Justicia, se trataría también de un hecho vandálico ocurrido a pocas cuadras de los otros ataques denunciados. 

"Minutos después de las 6 de la madrugada nos convocan de emergencia por el incendio de un comercio en Alem al 800. Cuando llegamos a la despensa nos encontramos con humo saliendo por las aberturas, debiendo forzar la puerta para poder ingresar. Una vez dentro del local, realizamos la extinción y ventilación del inmueble", informaron desde Bomberos Voluntarios de San Francisco.

También otro kiosco de Av. Juan B. Justo fue blanco de un intento de incendio esa misma madrugada, según indicaron vecinos del sector de barrio Jardín. 

Pasaron diez días de aquella madrugada tremenda donde varias familias resultaron ser víctimas de vándalos que atacaron en autos y comercios de barrio Jardín y La Consolata, por lo que los damnificados piden a la Policía y la Justicia que tome cartas en el asunto y atrapen a los responsables.